Mayo

El extraño animal musgo

Briozoo

Briozoo

El objeto de colección de este mes, forma parte de la nueva colección histórica del Museo, junto con otros animales extraodinarios, muchos de ellos donados al antiguo museo de Coyhaique, cuando contar con un espacio que cuidara el patrimonio de Aysén era solo un sueño.

Fuente: Museo Regional de Aysén

Algunas veces confundidos con algas, corales o incluso plantas, los briozoos (del griego Brýo (Βρύο)=musgo + Zoo (ζώο)=animal) son unos curiosos habitantes de los mares, ríos y lagos en todo el mundo.

En 1869 el zoólogo alemán Hinrich Nitsche, describió el Phylum Bryozoa, nombre con que se les conoce formalmente. Son pequeñas unidades animales que crecen formando una colonia, desde unos pocos hasta miles de individuos, cada uno creciendo dentro de una minúscula "caja" o cubierta protectora de las partes blandas. Desde el interior emerge una estructura llena de tentáculos (el lofóforo) que secreta una sustancia pegajosa para capturar el plancton, principal dieta de los briozoos. Nitsche describió especies que comúnmente se adhieren sobre las algas pardas e invertebrados como si fueran un tapiz calcáreo, otras formas eran foliosas similares a "arbolitos marinos en miniatura". Las colonias pueden ser tan pequeñas que se vuelven difícil de reconocer a simple vista.

Briozoo calcáreo, con detalle ampliado de los individuos que forman la colonia.

Briozoo calcáreo, con detalle ampliado de los individuos que forman la colonia.

Briozoo calcáreo, con detalle ampliado de los individuos que forman la colonia.

La colonia de briozoos es hermafrodita (reúne los dos sexos en el mismo individuo) con una notable división del trabajo. Dependiendo del grupo, algunos individuos están dedicados a capturar el alimento, mientras que otros individuos se especializan en la reproducción (gonozooides), la limpieza (vibracularios) o la defensa (avicularios). Es un "complejo habitacional" sofisticado y muy eficiente.

A diferencia de las "colonias" de abejas y hormigas, los individuos del briozoo están íntimamente conectados fisiológicamente entre sí, como si fueran "siameses" trabajando al unísono.

En esa época (siglo XIX) Ernst Haeckel, un famoso naturalista alemán y ferviente defensor de las ideas revolucionarias de Charles Darwin, dedicó algunas de sus más hermosas ilustraciones a este grupo de animales, que bien valen la pena destacar.

Ilustraciones de diferentes colonias de Briozoos, con detalle de zooides

Ilustraciones de diferentes colonias de Briozoos, con detalle de zooides

Ilustraciones de diferentes colonias de Briozoos, con detalle de los zooides. Recomendamos ver Kunstformen der Natur (Obras de arte de la Naturaleza) publicada como volumen completo por Ernst Haeckel en 1904.

En el registro fósil los briozoos aparecen por lo menos hace unos ~490 millones de años antes del presente*, luego de que una enorme diversificación durante el periodo Cámbrico. Su linaje debió originarse varios millones de años antes. Los dinosaurios y reptiles voladores (unos recién llegados en comparación) aparecen alrededor de 260 millones de años más adelante.

A pesar de ser un grupo poco conocido en Patagonia, los briozoos han sido testigos de la desaparición de cientos de grupos animales tales como trilobites, los peces acorazados, los amonites y los grandes reptiles marinos, todos grupos completamente extintos. Sin embargo, los briozoos han persistido hasta nuestros días soslayando numerosos cambios climáticos globales, mega-erupciones, glaciaciones, explosión de supernovas, impactos de meteoritos, variaciones en la rotación y eje de la tierra, incluso momentos de profundos cambios en el océano que le volvieron tóxico para la mayor parte de la vida.

El curioso "Animal Musgo" es el primer ejemplar, que junto a otros seres extraordinarios, formarán parte de la nueva Colección Histórica del Museo Regional de Aysén, acompañando también algunos objetos de la colonización, minerales, fósiles de animales y plantas de Patagonia, donados al antiguo museo o Casa de la Cultura en Coyhaique. Es un legado que da cuenta sobe el anhelo de los aiseninos y aiseninas por cuidar el patrimonio natural y cultural cuando el Museo Regional de Aysén era tan solo un lejano sueño.

*Landing, E., English, A. & Keppie, J. D. (2010). Cambrian origin of all skeletalized metazoan phyla- Discovery of Earth's oldest bryozoans (Upper Cambrian, southern Mexico). Geology, 38(6): 547-550.

Recursos adicionales

Materias: Ciencias Naturales - Conservación y restauración - Historia - Paleontología
readspeaker